Seguidores

Ayer, realmente no fue mi día. Me levanté con ganas de hacer un montón de cosas, tenia ganas de darles un presente a aquellas personas que me acompañaron en distintos momentos de mi vida, aunque, sea una simple foto, pero hacerles saber que están en mi corazón. Me tardé todo el día en realizar los collages, elegir fotos, mientras recordaba momentos, cosas vividas, risas , anécdotas. Es por eso que amo tanto las fotos, cada una contiene recuerdos, tan lindos como melancólicos, porque reflejan como pasa el tiempo, los años.
Me fui de tema.
Las esperé a ellas. Para tener una tarde tranquila. No importa, hablar de lo que hicimos en el día, lo que nos enteramos en el Face, el mensaje que mandó el susodicho, el capitulo de Casi Ángeles, que nos vamos a poner el sábado, como extrañamos el Colegio. Eso, eso es mi día del amigo, son todos los días .
Pero algo anduvo mal, algo me arruinó el día. Una especie de ira y frustración contenida cuando leía esas palabras frente al monitor.
Y pensé en esto me convertí?, es verdad lo que dice? . Aunque tengo la costumbre de dudar en lo que la otra persona piensa de mi , osea me refiero a si es verdad o no , esta vez me di cuenta que no, no era verdad.Esa especie de monstruo que describió, de bruja de cuento, de mala persona, de mala leche.
Se muy bien que no soy así. Que está equivocada.Pero justamente por eso, me duele mas de lo normal.
Me indigné, me estremecí y ahí cayeron las lágrimas. Lagrimas de humillacion , de desentendimiento. No entendía cómo una persona que le di tanto, podía estar diciendome esas cosas.
Pero las tuve a ellas, que me consolaron. Y me aseguraron que no era como me describía, que nada tenia que ver conmigo. Pero lo hecho, echo está. Y las palabras quedan muy marcadas en mi.
Y aunque paré de llorar, en mi cabeza quedó dando vuelta esa idea de que yo no olvido y nada va a volver a ser igual, nada.
Mi día siguió, no encontraba alegrarme con nada. Aunque disimulaba estarlo. El problema seguía en mi cabeza. Me conecté, la maldita costumbre de creer que el MSN me distraería. Y veía que todos organizaban su día. Me convencí aun mas: no es mi día.
Y hablé con él ( con mi amigo, porque lo único que me faltaba para que este día fuera una mierda es que apareciera algún susodicho al acecho) y pudo cambiar mi animo. Tiene el don de poder hacerlo.
Me puse a mirar paginas, en el intento de encontrar algo que me distrajera. Me llegó el mail de mi amigo. Y no pudo evitar reírme, ser feliz. Y llorar sin para, con un dolor en el pecho difícil de explicar, porque era tanto todo lo que tenia en mi cabeza acumulado que hizo que explotara todo mi dolor y lloré un rato, distante , sin movimientos.
Después de un rato, decidí desconectarme de todo eso, me estaba haciendo mal de verdad.
Y cual chica frustrada, como cuando te rompen el corazón, intenté comer lo primero que encontré, me cambié y me fuí a dormir. A escuchar un poco de música y no pensar más que este día que tendria que ser recordado por estar junto a tus amigos, sumando anecdotas, compartiendo una noche más, es un dia que quiero borrar de mi cabeza y no recordarlo más .

No hay comentarios:

Publicar un comentario