Seguidores


Aquel día descubrí que mi único rival, no eran más que mis propias debilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario